HUMANIDAD NUEVA

Los orígenes del Proyecto Ciudad

El Proyecto Ciudad es un camino que , una vez iniciado, acabará solamente con el mundo unido”. Con estas palabras, Chiara Lubich (1920-2008), fundadora del Movimiento de los Focolares, anunciaba y definía el Proyecto Ciudad. Al término del acontecimiento mundial del Familyfest1 2005, había subrayado de hecho: “Después de la familia, la próxima etapa será la ciudad. Y después de la ciudad serán los pueblos, y después de los pueblos el mundo unido”. El camino iniciado por ella y sus primeras compañeras en Trento durante la segunda guerra mundial, fue el del descubrimiento, bajo las bombas que hacían que casas y proyectos de vida se viniesen abajo, que existe un ideal que no muere, que no pasa: Dios, anunciado por el Evangelio. Partiendo de este descubrimiento la opción por los más pobres, y eran muchos, por los que empezar a “contribuir a resolver el problema social de Trento”. Desde entonces hasta hoy, la “ciudad” ha sido y es una realidad significativa de la vida de Chiara y del Movimiento. Las vacaciones pasadas juntos en los años 50 en los Dolomitas se llamaron “Mariápoli”, ciudad de maría, lugar de experimentar un convivencia cuya única ley es el amor recíproco. Hoy hay centenares de  Mariápolis en el mundo cada año. Han surgido Mariápolis permanentes, las 34 ciudadelas del Movimiento esparcidas en el mundo, pequeñas ciudades abiertas a quien quiere encontrarse con la experiencia del Evangelio encarnado en una comunidad civil y religiosa. A Chiara le fueron concedidas 19 ciudadanías honorarias, expresión de una opción tomada por parte del Movimiento en cuanto al papel de la ciudad. Después de estos reconocimientos, en algunas de estas ciudades, nacieron proyectos de ciudadanía propiamente dichos orientadas a la fraternidad universal: “Trento Ardiente”, “Roma Amor”, “Praga de Oro”, “Génova Faro”, “ Fontem Real”,…
El nombre dado en el 56 a la revista del Movimiento, Ciudad Nueva – hoy con 37 ediciones en 22 lenguas- y a las 25 editoriales, anticipa, en el campo de la información y la cultura, el papel de la ciudad en la construcción de un mundo unido.
El descubrimiento de las palabras del Evangelio, a la luz de una espiritualidad colectiva, vivida y transmitida por miembros del Movimiento, ha dado inicio a un camino de vida individual y comunitario que abre a todos, consagrados y laicos, vía para una realización del designio personal y para la construcción, juntos, de una “civilización del amor”. En esta visión, en el 2006, Chiara, con la mirada ya puesta en el Proyecto Ciudad dijo: “Será la santidad que penetra en la sociedad” ( cfr. Rm, 7).
1Manifestación internacional formada por una red de 193 encuentros en otras muchas ciudades y capitales de 78 países de los cinco continentes, donde las familias de cada país, cultura, raza y religión, fueron protagonistas, haciendo visible un tipo de familia que cree en el valor de la fraternidad universal y se hace portadora de este mensaje al mundo.

Presets
Main Style
Patterns
Accent Color
Apply

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.